Santo Domingo City Tours

Descubra Santo Domingo, la primera ciudad de las Américas. Viaje a través de sus calles y avenidas más importantes, todo lo cual lleva a edificios antiguos y monumentos de un valioso patrimonio cultural en una ciudad moderna. Una sensación de pompa y circunstancia supera todo su ser a medida que pasamos a través de la primera universidad establecida en el Nuevo Mundo.

Un delicioso almuerzo típico, una experiencia culinaria fascinante. Deléitese con un estallido de ambrosía disfrutando sus sabores.

Visita a la ciudad colonial más antigua, construida en el siglo XV, y buscar en las primeras residencias de época colonial.

Haremos una parada en una gran plaza comercial. Al entrar en la ciudad de Santo Domingo, por las calles de esta metrópoli a bordo de cómodos autobuses, viendo las atracciones más notables de una ciudad moderna.

Inmuebles de  diseños neoclásicos franceses.

Encuentro de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD, por sus siglas en español). Visite el Palacio de Bellas Artes, la sublimidad de esta obra maestra arquitectónica deja a los visitantes sobrecogidos.

Eche un vistazo a Teatro Nacional Eduardo Brito, testigo de la mayor parte de los grandes movimientos culturales del país y de los actos teatrales. Sus paredes salvaguardar imponentes esculturas de figuras importante parte del patrimonio cultural del país, el mexicano dramaturgo Juan Ruiz de Alarcón y el escritor español Lope de Vega es el principal de ellos.

El sombrío del Palacio Nacional es ejemplificado por su equilibrio formal, bien elaborado y conmemoraciones históricas. Una obra de arte ecléctica desde una perspectiva estilística subliminal. Una obra maestra que pone de relieve el patrimonio cultural del Caribe, el reflejo de un pasado histórico y político heredado de antepasados ​​europeos de la isla.

Vamos a bajar del autobús por un breve momento con el fin de tomar fotografías en frente del palacio presidencial. Aproveche esta oportunidad para trazar sus manos sobre el nombre de los ex presidentes de la nación, grabado en las aceras frente al Palacio.

La estufa portátil, la hoguera, el horno de leña, vasijas de barro y la güira – todos los elementos que definen la cultura dominicana-ocupar un lugar central en nuestra próxima parada. Después de almorzar en un restaurante típico que recuerda de una pequeña granja, donde tus sentidos se alejan con los olores agradables de la canela y el jengibre.

A su llegada, será recibido a ritmo de merengue, en un ambiente donde el sabor y la camaradería a la vida.

Usted será tratado con el plato tradicional dominicana, conocida como “la bandera dominicana”, que consta de moro (arroz con frijoles), carne o pescado y ensalada. Y, te sugerimos una degustación de postres tradicionales.

Una experiencia cultural inigualable; paso atrás en el tiempo y revivir los momentos más importantes del patrimonio de la humanidad. Venga y únase a nosotros para descubrir de nuevo la primera ciudad del Nuevo Mundo.

Corte a través de Columbus Park, una gran explanada de ladrillo.

Árboles Escorando y fuentes de agua altísimos añadir a su encanto, y es la razón de este parque es frecuentado por lugareños y visitantes por igual. Mirada inocente como los niños juegan, los transeúntes aprovechar la oportunidad para romper un recuerdo atesorado, las bandadas de pájaros hambrientos son alimentados, y amantes de la mano, ya que sentarse en las bancas ubicadas bajo los grandes árboles de sombra.

Una estatua imponente de Cristóbal Colón descansa en el centro del parque. Esta estatua de bronce que data de 1897 y es obra del escultor francés con el nombre de Gilbert. Se representa una Taino dama nativa con el nombre de Anacaona llegar a Colón de pie encima de la columna en su gloria arrogante.

Tome un paseo a través de un barrio colonial y examinar sus monumentos y museos. Rendir homenaje a la Catedral Primada de las Américas, lugar de nacimiento de una fe ferviente católico.

Formalmente conocida como la Catedral Metropolitana de Santa María de la Encarnación, que fue construido originalmente en 1914.

Esta antigua choza de palmas reales en la actualidad ocupa una manzana entera. Diego Colón puso la primera piedra y desde entonces muchas adiciones y cambios se han hecho a la estructura original. A finales de 1537 el techo fue reconstruido la forma en que vemos hoy en día.

Hay arcos de estilo romano y bóvedas de estilo gótico y una serie de adornos barrocos tirado en una buena medida. Esto aumenta la perspicacia del edificio y buscar fuerza dominante. Está construido con los bloques coralinos, como sucede con muchas de las estructuras de la época colonial.

Configuración de la vista en su interior por primera vez es una auténtica experiencia sensorial. Es tan tranquilo y relajante, y insoportables y sin embargo, tiene un sentimiento tan reverente. Mira hacia el cielo y deleitar sus ojos con su techo abovedado parecido a las palmas que estaban parados una vez que el techo original de la iglesia original.

Capillas contraste expían sus vastos interiores. Las vidrieras es magnífico. El altar de caoba, los animales talladas, las estatuas, el altar de plata de alta martillado, todo es tan hermoso. Contiene los mausoleos de muchos arzobispos incluyendo Bastidas Geraldini, y es el lugar de descanso final de Simón Bolívar.

Vagar libremente alrededor de El Conde, una calle peatonal ocupada lleva el nombre del conde de Peñalva. A 10 minutos de manzana chuock adoquines llena de tiendas, restaurantes y una ecléctica mezcla de gente.

Ven a través de los edificios más notables y señorial construida en un período colonial. No se sorprenda si un artista callejero improvisado aparece de la nada, un acto que para siempre quedará grabado en su memoria.

Pasee por la calle Las Damas, la calle más antigua de nuevo no sólo en la República Dominicana, sino en todo el continente americano. Se conserva la mayor cantidad de monumentos en sus alrededores. Esta calle es un agradable paseo con no muchos coches pasando a lo largo de su camino de piedra.  El Museo de la Casas Reales, antiguo Palacio Gubernamental, tiene una pantalla fascinante de artefactos de la época colonial. Su fachada color ocre roca desnuda presenta tres escudos de Carlos V Imperial insignias, y la Isla de la Española y la Ciudad de sello de Santo Domingo.

Monumento de importancia histórica, una vez una iglesia jesuita, el Panteón Nacional se convirtió en el lugar de descanso final de muchos dominicanos ilustres después de su restauración en 1538.

Sus saltos de estilo arquitectónico neoclásico-renacentista con el estilo clásico barroco de la época.

Su exterior fue tallada en piedra silíceo-calcáreo, dividido por dos salientes planos barrocos. Una lámpara de cobre enorme cierne sobre su cúpula, que emana una llama perpetua por siempre mantener la memoria de los héroes nacionales con vida.

Interiores de estilo andaluz se transforman en una cruz, con las paredes cubiertas por un mural creado por el pintor español Rafael Pellicer, que simboliza la “Ascensión al Cielo” y el “Juicio Final”.

Al abrigo de una bóveda, un viento de mármol policromado impecable restos se levantó en el centro.

Un escudo de piedras preciosas elegante que lleva el símbolo de la República Dominicana.

Un paseo por las Alcázar de Colón embriaga al visitante a la época de los primeros conquistadores españoles. La única calle peatonal conocida como Atarazanas fue la primera calle comercial en las Américas.

Dé una vuelta por el borde exterior de la pared de la Batería del Almirante, un gato andando trazado de texto con vistas al río Ozama.

A nuestro regreso a Punta Cana, haremos una parada en la Plaza de Colón, en La Romana. Aproveche la oportunidad de hacer algunas compras de última hora para los recuerdos y para relajarse.

Print Friendly, PDF & Email

Autor: adminMCD

Comparte esta publicación en: